Entrevista a Miguel Ángel Gálvez, vocal de la AEUQ

¿Cómo conociste la quiropráctica?
Sabía de la existencia de esta especialidad sanitaria por el problema de espalda que tenían mis sobrinas y que se solucionaron al acudir a la consulta de un quiropráctico. Posteriormente, cuando ambas decidieron estudiar esta carrera en San Francisco, el conocimiento fue más amplio. Finalmente, mi hijo también se decidió por esta rama de la salud.

¿Por qué te hiciste miembro de la AEUQ?
Porque lo consideré una obligación. No se puede defender una posición sin implicarte en la lucha y en ello estamos. Es una forma de demostrar que creemos en la Quiropráctica, que es beneficiosa para las personas y por eso debemos difundirla y, ya se sabe, la unión hace la fuerza.

¿Cómo ves el futuro de la quiropráctica en España?
Sin duda, con optimismo. Tenemos varios frentes abiertos, es cierto, pero estamos dando pasos.
Para mí es fundamental dar a conocer la formación de nuestros profesionales, los años de estudio necesarios para titularse y los centros universitarios que los imparten. Demostrar que no se trata de una pseudociencia cuyo conocimiento se adquiere mediante un cursillo de fin de semana. En este sentido, debemos llegar a los centros académicos y colegiales
Por otro lado, es necesario difundir los beneficios que genera en nuestro cuerpo las sesiones quiroprácticas y ahí entran de lleno todos los medios de comunicación y las redes sociales.

¿Crees que una asociación de usuarios puede ayudar a conseguir una regulación de la profesión, igual que ha ocurrido en otros países?
Lo creo firmemente. En esta tarea estamos todos implicados, profesionales y usuarios. Cuantas más personas se dediquen a conseguir nuestro objetivo, más amplio será el campo de difusión, más fácil será llegar a los centros donde se adoptan las decisiones y sin ánimo de ser clasista, cuantas más elementos de lucha tengamos con capacidad para conocer y acceder a los regidores de esos estamentos, mayor será la rapidez en conseguir la regulación.

 

*En 2018, el diario La Opinión de Málaga publicó un interesante artículo de Miguel Ángel, centrado sobre todo en la formación específica de los profesionales Quiroprácticos.